Las Invitaciones de Jesús Pt1 – VEN A MÍ Y BEBE (EXPERIMENTA LA FUENTE DE VIDA)

Las Invitaciones de Jesús Pt1 – VEN A MÍ Y BEBE (EXPERIMENTA LA FUENTE DE VIDA)


Serie: LAS INVITACIONES DE JESÚS PT1
EL TEMA: VEN A MÍ Y BEBE (EXPERIMENTA LA FUENTE DE VIDA)


Mateo 11:28-30 -Reina-Valera 1960
:
28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré
descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.


Juan 7:37, Reina-Valera 1960:

37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.

“Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber ….
La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre
sí. 10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. 11 La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? 12 ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? 13 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.15 La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla. 16 Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá. 17 Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; 18 porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido ….” (Juan 4:7-18).


Cuestión racial y religiosa
:


  • Los judíos y los samaritanos se odiaban unos a otros.

  • Los judíos básicamente veían a los samaritanos como inferiores
  • Cuestión de género:

• Ningún maestro judío respetable sería visto jamás solo, en público, con una mujer que no fuera su esposa o un pariente cercano.

Cuestión moral:
• Ha estado casada cinco veces y vive con un hombre que no es su marido.
V9 “¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber …?”
V10 “…Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.”

1. RECONOCE QUE ESTÁS ESPIRITUALMENTE DESHIDRATADO


El agua es esencial para el cuerpo humano:
“El cuerpo humano está compuesto aproximadamente entre un 55 y un 65 % de agua.”


Filipenses 4:7 -La Biblia de las Américas:

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.


El primer paso para resolver cualquier problema es admitir que el problema existe.


La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla” (Juan 4:15).


Salmos 63:1
, La Biblia de las Américas: “Oh Dios, tú eres mi Dios; te buscaré con afán. Mi alma tiene sed de ti ….” 


2. DEJA DE BEBER DE LA FUENTE EQUIVOCADA

”Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá. 17 Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; 18 porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido ….” (Juan 4:16-18).


Tienes que encontrar la raíz del problema. Jesús estaba encontrando la causa de la sed espiritual de la mujer.


3. 
SÓLO DIOS PUEDE SACIAR NUESTRA SED ESPIRITUAL

Juan 7: 37-38, Reina-Valera 1960: “En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.”


Mateo 11:28-30 -Reina-Valera 1960
:
28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré
descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.


CONCLUSIÓN:


Salmo 42:1-2: 
“Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,
Así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?”

0 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *